Allá Cuelga Mi Vestido, 1933 Frida Kahlo

Allá Cuelga Mi Vestido 1933 Frida Kahlo

Después de más de tres años de continuar en Estados Unidos, Frida comenzó a valorar volver a México desesperadamente. Pero su cónyuge, Diego Rivera, disfrutaba de la notoriedad y la moda que obtuvo de este estado y no quería volver. Esta pintura es el concluido de este enfrentamiento. Frida Kahlo estaba tratando de encarnar la superficialidad del capitalismo yanqui. Esta imagen está llena de los iconos de la sociedad industrial moderna de los Estados Unidos, no obstante implica que la sociedad está decayendo y los valores humanos esenciales están arruinados. En contraste con esta pintura, su marido Diego Rivera estaba trabajando en un mural en el Rockefeller Center para testimoniar su aprobación del desarrollo industrial en Estados Unidos.

No como sus otras pinturas con su rostro siempre aparece, a esta pintura le falta el elemento focal de Frida Kahlo. Ella solo dibuja sus vestidos colgados allí vacíos y solos con el enredo de fondo. Parece que ella estaba diciendo «Puede que esté en Estados Unidos, no obstante solo mi vestido cuelga allí, mi vivacidad está en México».

Frida comenzó esta pintura cuando todavía estaba en Nueva York y la terminó luego de que ella y Diego regresaron a México. Marcó esta pintura en el revés con tiza e incluyó el grabado: «Pinté esto en Nueva York cuando Diego estaba pintando el mural en el Rockefeller Center». En este caso la pintura de la artista se le dio al Dr. Leo Eloesser de San Francisco, que era el asesor médico de confianza de Frida. En el tiempo en que el Dr. Eloesser falleció en 1976, le entregó la lámina a su amiga Joyce Campbell. En 1993, Campbell vendió el cuadro antes de que hubiera un mercado en auge para las obras de Kahlo.

Ir arriba