Autorretrato con Collar de Espinas, 1940 Frida Kahlo

Autorretrato con Collar de Espinas 1940 Frida Kahlo

Autorretrato con collar de espinas y colibrí, fue pintado por Frida Kahlo en 1940. Aunque este cuadro tiene un tamaño pequeño (alrededor de 16×24), atrae mucho interés, ya que contiene tantos aspectos que son simbólicos para Frida Kahlo. En este retrato, Frida Kahlo se enfrenta al espectador con un fondo de grandes hojas verdes y una hoja amarilla justo detrás de ella. Las espinas están alrededor de su cuello como un collar sostenido por un mono negro. Su cuello está sangrando por las penetrantes espinas. En el lado derecho detrás de su hombro hay un gato negro. Un colibrí cuelga de la espina que se anuda alrededor de su garganta. Su expresión es tranquila y solemne. También parece que está soportando pacientemente el dolor.

Frida Kahlo puso tantas criaturas simbólicas en esta pintura. No estaba pintando una escena realista, sino usando estos elementos simbólicos para expresar sus sentimientos. Un pájaro a menudo simboliza la libertad y la vida. Especialmente un colibrí que es colorido y siempre flota sobre las flores. Pero en esta pintura, el colibrí es negro y sin vida. Este podría ser un símbolo de la propia Frida. Frida pasó la mayor parte de su vida sufriendo dolores físicos después del accidente del autobús cuando tenía dieciocho años. Después de eso, soportó unas treinta y cinco operaciones para reparar su cuerpo. Pasó tantos años postrada en cama y no puede tener hijos. Esta es una pintura sobre su sufrimiento.

Ir arriba