Diego y Yo, 1949 Frida Kahlo

Diego y Yo 1949 Frida Kahlo

En este cuadro, Diego y yo, se muestra la gran angustia de Frida por Diego Rivera. Cuando este tuvo un romance con María Félix casi se divorcia de Frida. María Félix era una hermosa estrella de cine y también una amiga íntima de Frida. A pesar de que Frida estaba tratando de bromear sobre este asunto, como siempre hacía con los otros asuntos de Rivera, esta obra «Diego y yo» demuestra que ella estaba profundamente herida.

En esta pintura, ella tiene el cabello suelto arremolinándose alrededor de su cuello, lo que indica estrangulación. Perdió su máscara de reserva. Es obvio que la causa de su angustia es su esposo Diego, para quien sus cejas sirven de plataforma. Su esposo Diego posee un tercer ojo, que alude a la agudeza mental y visual prevaleciente de Rivera, que se abre en la frente de su esposa. De la pirámide que forman los cinco ojos que hay en este cuadro, solo los Frida se encuentran con los nuestros. Diego, cuyo lugar creativo fue envolvente y épico, mira hacia el pasado por encima de las cabezas de Viwer.

Que Rivera siempre estuvo en el pensamiento de Frida se revela también en su lechería, mucho de lo cual es un poema de amor para él: «DIEGO. Estoy sola». Luego, unas páginas después: «Mi Diego. Ya no estoy sola. Tú me acompañas. Me pones a dormir y me revives». En otra ocasión dibujó dos caras que parecían jarrones. «No me llores», dice uno de ellos. El otro responde: «Sí. Te lloraré». En un momento más romántico, escribió: “Diego: nada se compara a tus manos y nada es igual al verde dorado de tus ojos. Mi cuerpo se llena de ti durante días y días. Eres el espejo de la noche. La luz violenta del relámpago. La humedad de la tierra. Tu axila es mi refugio. Mis dedos tocan tu sangre. Toda mi alegría es sentir tu vida brotar de tu fuente-flor que la mía guarda para llenar todos los caminos de mis nervios que te pertenecen.»

Esta obra de Frida Kahlo se convirtió en la obra más cara de un artista latinoamericano jamás vendida en una subasta. El preció que se pagó fueron 39,4 millones de dólares. Este supera el anterior record que estaba en manos de su marido Diego Rivera con un precio de 10 millones de dólares.

Ir arriba