Retrato de Alejandro Gómez Arias, 1928 Frida Kahlo

Retrato de Alejandro Gómez Arias 1928 Frida Kahlo

Este es un retrato del primer enamorado de Frida, Alejandro Arias. Este retrato fue realizado con un estilo absolutamente distinto en contraste con el modo renacentista de sus pinturas anteriores. Fue pintado en los estilos de retrato convencionales. En la nota de la esquina superior derecha del lienzo Frida escribió: «Alex, con cariño pinté tu retrato, que es el de mi camarada de siempre, Frida Kahlo, 30 años después».

Frida conoció a Alejandro Arias en el año de 1922 cuando comenzó sus clases en la Escuela Nacional de Preparación en la Ciudad de México. La joven pareja se enamoró y fue indivisible durante los subsiguientes tres años. Alex, como lo llamaba Frida, estaba con ella aquella pluviosa noche de septiembre de 1925 cuando el bus en el que viajaban fue atropellado por un tranvía. Alejandro acaba de padecer algunas heridas leves. Frida resultó gravemente herida y los cirujanos del Hospital de la Cruz Roja pensaron que no podrían salvarla. Alejandro hizo todo lo posible y convenció a los cirujanos para que atendieran a Frida. Sin su persistencia, Frida no podría sobrevivir. Frida le escribió cuantiosas cartas a Alex mientras estaba en el hospital y se recuperaba. En sus cartas se quejaba del dolor y de su discapacidad, preguntándole con frecuencia «qué va a pasar en 30 años» o «cómo voy a estar cuando tenga 30».

Ir arriba